Emma Darwin

Os invito a leer esto:

http://blogs.periodistadigital.com/ciencia.php/2009/01/26/enm-darwin-teoria-chals-6161

Charles Darwin nunca convenció a su esposa, Emma, sobre su teoría acerca del origen de las especies, de cuya publicación se cumplen 150 años en 2009, lo que explicaría que el investigador tardara años en sacarla a la luz, posiblemente por las reticencias religiosas de su mujer, según la bióloga Mercè Piqueras.

La idea de una evolución de las especies por una selección natural, sin intervención divina, no era del agrado de Emma Darwin, quien, a pesar de ser una mujer cultivada desde el punto de vista clásico -tocaba el piano, hablaba varios idiomas, había viajado por Europa e incluso le gustaba hablar de política- mantuvo siempre sus profundas creencias cristianas y sufrió por el escepticismo de su marido.

La bióloga Piqueras, que esta semana ha ofrecido en Barcelona una charla sobre la "influencia" de la señora Darwin en un ciclo organizado por el Instituto de Estudios Catalanes, ha explicado que, no obstante, la fe de Emma nunca fue obstáculo para que este matrimonio victoriano funcionase sin casi fricciones.

Charles y Emma, que eran primos y se conocían desde niños, no sorprendieron a nadie en sus familias, cuando en 1839 decidieron unir sus vidas, dos años después de que el científico hubiera regresado de su largo viaje por Sudamérica (1831-1836) a bordo de la fragata Beagle, la expedición en la que recopiló los datos que le permitieron desarrollar sus cuadernos sobre la transmutación de las especies.

Los Darwin se instalaron entonces en Down, en el condado de Kent, al sur de Londres, donde el naturalista, que había regresado muy mermado de salud tras su viaje, se dedicó al estudio, entre las visitas de los amigos y los esmerados cuidados de Emma, con la que tuvo diez hijos y que solía asistir a algunas de sus reuniones y discusiones con los colegas, recuerda Piqueras.

Los reveladores trabajos acerca de la evolución y, sobre todo, la muerte a los diez años de su hija favorita, Annie, tras una larga agonía por fiebres, hicieron que Darwin abandonara su fe religiosa.

"No había conflicto en el matrimonio, pero a ella le preocupaba mucho la falta de fe de su marido y a él ver a Emma sufrir, explica.

Aunque liberado de los prejuicios creacionistas imperantes en la época, el científico inglés no se decidía a hacer públicas sus ideas evolutivas, por miedo, quizás, a la reacción de la sociedad, pero, sobre todo, a dañar los lazos que le unían con su esposa.

Sólo cuando otro investigador, Alfred Rusell Wallace, publicó el artículo titulado "Sobre la ley que ha regido la aparición de especies nuevas", con un planteamiento sobre la adaptación de las especies muy similar al que Darwin trabajaba en privado, se puso éste a escribir para desvelar su teoría, explica la divulgadora.

A pesar de la convulsión que provocó la publicación de "El origen de las especies", la comunidad científica aceptó rápidamente los planteamientos de Darwin, un reconocimiento que fue insuficiente para su mujer.
De hecho, Emma, que sobrevivió catorce años a Darwin, llegó incluso a censurar algunos fragmentos de la autobiografía de su marido "porque siempre le preocupó que el mundo viera a Darwin como un ateo, porque pensaba que ciencia y Dios eran compatibles".

¿Qué os parece?

15 comentarios:

Rose dijo...

Supongo que tiene que ser complicado para una persona creyente convivir con una persona que tira por tierra públicamente todas tus creencias. Supongo que es más complicado para la persona creyente que para la que no lo es... aunque quizá yo piense así porque no soy creyente...

Rose dijo...

Pásate por mi blog cuando puedas. Tienes un premio y un encarguito...

Juan dijo...

Dios y ciencia no son incompatibles. Hay demasiados ejemplos en la historia y en mi propia experiencia que lo atestigüan. Se puede creer en Dios y en el evolucionismo.

Lo que sí resulta difícil de conjugar es una actitud dogmática con la ciencia. El dogma no admite preguntas, sólo respuestas ya dadas, inamovibles.

Un beso Kaken

Elvira dijo...

Hola Kaken:

Estoy muy de acuerdo con lo que dice Juan.

Dices: "a pesar de ser una mujer cultivada desde el punto de vista clásico [...] mantuvo siempre sus profundas creencias cristianas". Creo que muchas combinaciones son posibles, y una de ellas es ser cultivada y cristiana.

Pero el dogmatismo de cualquier tipo desde luego cierra la mente y el corazón. Un beso

Borja F. Caamaño dijo...

Yo creo que la ciencia, poco a poco, ha ido acuchillando a Dios de modo que éste ahora se esconde...

... ¿sino cómo explicarnos que en el Antiguo Testamento se aparecía cada dos por tres y ahora, con Balcanes e Irak y Libano y Gaza, el pobre ya no se aparece?

Un jocoso saludo desde el Otro Lado

Celadus dijo...

Yo también opino que ciencia y Dios no son incompatibles. Aunque a veces lo parezcan. Recuerdo una conversación con un médico jóven, anestesiólogo por más señas, científico por tanto y también creyente que me decía que él "no se creía" la teoría de la evolución. Yo intentaba hacerle ver que era una teoría científica y que no se trata de creerla o no, sino de demostrar que es incorrecta aportando otra teoría científica basada en datos. En realidad la teoría de la evolución no niega a Dios, simplemente lo ignora, viene a decir que es irrelevante e innecesario para que la evolución tenga lugar. Lo cual no es incompatible con que alguien esté de acuerdo con la teoría pero afirme a su vez que no es cuestión de azar, sino que hay una "mano maestra" detrás de todo esto. en todo caso eso es algo que constituye una creencia personal y que nunca debenincluirse en una teoría científica.
Respecto a lo de Darwin, hay otros investigadores que no están de acuerdo con que este fuese el motivo de su retraso para publicar su teoría, sino más bien el calibre de esta, que requería mucho trabajo previo, además de los trabajos pendientes que don Charles tenía y que publicó antes de su libro más famoso. Lo cual no quiere decir que este factor privado también influyese.

Luna dijo...

Hola...
llevo un tiempo con demasiados líos y leo a vuelapluma.

¿Cristianos o católicos?

Besos a todos

Lenka dijo...

No conozco a nadie más creyente que mi abuelo, pero jamás ha negado la ciencia. Está convencido en cuanto a la teoría de la evolución y no siente que sus creencias se vean atacadas por ella en absoluto. Considera posible y lógico el Big Bang, lo que no quita para que crea firmemente que fue Dios quien chasqueó los dedos para provocarlo. Oiga, perfecto que me parece. Mi abuelo siempre dice que la ciencia responde preguntas. La fe no, no hace falta. Por eso es fe. Y por eso la suya no se resquebraja a pesar de la ciencia. Él nunca ha entendido que muchos creyentes vean la ciencia como una amenaza. Si la fe es firme, dónde está el peligro?
Sí, yo también creo que ambas cosas pueden convivir. Yo no soy creyente, pero personas que sí lo son, como mi abuelo, me demuestran que ambas cosas son compatibles si no se es dogmático, como decís.

Juanjo Albors dijo...

Por qué en lugar de mencionar Dios y ciencia, no decimos Religión y Ciencia?

Mi memoria me lleva a observar que la Ciencia no se ha dedicado a defender la no existencia de Dios y, en cambio, la Religión sí se ha opuesto a la Ciencia cuando ha creído que vulneraba sus intereses.

No recuerdo muchos científicos que han quemado creyentes pero sí recuerdo Iglesias que han quemado científicos.

Son dos actitudes. Son dos ejemplos a elegir.

Kaken dijo...

Hola a todos.
Me han encantado todos vuestros comentarios, centrados en dogma y ciencia, o religión y ciencia a raíz de este artículo. Me habeis dado justo lo que os pedía,vuestra opinión, gracias.

Y es curioso que a mí, lo que me ha llamado la atención, es mucho más banal.
Descubrí gracias a este artículo que alguien a quien considero un genio tenía mujer ¡y qué mujer¡

Siempre me llamó la atención la capacidad de Darwin para hacer lo que hizo, volver del revés todas las teorías científicas y religiosas: fué un auténtico genio.

Tengo en casa, como un tesoro, su libro de "El origen de las especies"..es como un amuleto, como algo querido y valioso que..no soy capaz de entender :-(.

De modo que descubrir que tenía una esposa que le influyó hasta el punto de no publicar lo que el, probablemente, sabía y creía, me impresiona: ¿que tipo de mujer, de qué clase de inteligencia es capaz de valorar un trabajo como el de Darwin y convencerle de no publicarlo?

Y esto me lleva a considerar que las parejas que perduran felices han de tener un nivel de inteligencia similar...es una teoría muy rebatible, pero...es mi teoría ;-).

Un bes a todos.

Kaken dijo...

Rose, estoy de acuerdo contigo, debe ser más difícil para el creyente porque tiene menos posibilidades de probar lo que cree.

Y repito, Rose, mil gracias por tu sorpresa :-)

Elvira, muy centrado tu comentario, es cierto a mi modo de ver lo que nos cuentas, gracias...de dogmatismo lo mínimo¡¡

Luna ¿a donde quieres llegar? jejej
Para mí cristianismo y catolicismo son incompatibles...pero no sé a que te refieres tú en concreto en tu pregunta, nos cuentas, plis?

Lenka, me parece de quitarse el sombrero lo de tu abuelo, gracias por contárnoslo. El ha asimilado con coherencia ambas realidades, ante eso solo cabe el respeto que merece.

Caramba, Juanjo, veo tu comentario un tanto drástico, aunque no exento de razón en absoluto, lo que citas ha sucedido pero...¿no hay otra via más optimista o menos negativa?

Y conste que soy agnóstica..

Gracias a todos y un bes.

Uy, se me olvidaba, un bes-bes, Juan¡¡

Kaken dijo...

Ug¡¡¡
Celadus, no me he olvidado de vos¡¡
Repaso y veo que lo que escribes es tan exacto que...lo pasé por alto...mis disculpas...

Y, ya sabes, lo que has expuesto me parece ferpectamente.
Gracias, Cel, un bes.

Laura M. Cañamero dijo...

Me gusta muchisimo el diseño de tu blog. Un 10!
Un saludo desde mi Diván

Kaken dijo...

Gracias, Laura, no es mérito mío, es una plantilla que conseguí de una web que las proporciona.
En cualquier caso me alegra que te guste, y bienvenida.
Un bes.

Jose dijo...

Pues cuando has hecho la pregunta pensé que te referias a que nos parece como matrimonio con sus diferencias. Y dejame que te responda a eso que es lo que se me ha venido primero a la mente...

Aunque parece que los dos eran personas cultivadas y tenian una misma "base", después tenian sus diferencias...y bastante extremas parece!!pero si esto no les impidió seguir siendo matrimonio hasta que la muerte los separó me parece que es muy buen ejemplo para que aprendamos muchos de convivencia y tolerancia. Ya no se ni transfondos, ni vida privada, ni nada, pero que aun con esas diferencias tan existenciales sepan estar juntos me parece muy importante y bonito. BESOS!!!