Las claves educativas del 'ser creativo'.

Lo suscribo absolutamente, ojalá se extienda esta manera de ver las cosas.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/21/andalucia_malaga/1287680464.html

El sistema educativo tiene que cambiar. Esa es la conclusión extraída de las charlas ofrecidas en la primera jornada del I Congreso de Mentes Brillantes celebrado en Málaga. La comunidad científica clama por una nueva forma de enseñar que se adapte a las nuevas generaciones, tan influenciadas por la tecnología e inmersas en una sociedad globalizada, y que por encima de todo, no frene la creatividad.

Entre las claves aportadas por los expertos para lograr 'seres creativos' están conseguir una enseñanza que destierre el castigo y que se base basada en el apoyo al alumno, en dar más importancia al inconsciente y a la gestión de las emociones y en conseguir que las nuevas tecnologías no anulen la capacidad creadora.

"El aprendizaje basado en la coacción, en la obligación ya no tiene sentido", señala tajante el neurocientífico Mario Alonso Puig, quien es más partidario de generar "ganas y necesidad de aprender".

"Un profesor no puede dedicase a mostrar la complejidad de las cosas ni a lucirse, porque está para que la gente aprenda", afirma Puig. Este científico sostiene que "la clave en la educación será entender que si un niño no aprende no será porque no sea inteligente", sino porque no se le habla de la forma correcta. No en vano, él es defensor de la teoría de que existen nueve tipos de inteligencia en función de lo que cada uno necesita comprender.

Así, también señala que los "sentimientos punitivos" asociados a los errores y el exceso de tensión son negativos en la enseñanza y destaca que se puede aprender a cualquier edad, puesto que cuando uno se decide a aprender "empieza a cambiar el cerebro".

En ese proceso, sin embargo, no es necesario avasallar con información. "Una persona no es un cubo vacío, educar significa sacar de dentro", resalta.

El abogado y divulgador científico Eduard Punset apuesta igualmente por el cambio en los modelos de enseñanza ya que, en su opinión, "los jóvenes de hoy son muy distintos a como yo era de joven, pero sin embargo, el sistema educativo sigue igual".

"Yo aprendí cantidad de competencias y habilidades que no me hicieron falta para encontrar trabajo pero que a los jóvenes sí, como el tema de focalizar la atención", debido a la cantidad de imágenes a las que están sometidos. "Como dice una camiseta de mi nieta, no es déficit de atención, es que no están interesados en las mismas cosas que nosotros", comenta. De ahí que la educación deba centrarse en dar a las personas lo que necesitan para llegar a su objetivos.

El lado negativo de las nuevas tecnologías

En cuanto a las nuevas tecnologías y su influencia en el aprendizaje, el filósofo Jose Antonio Marina, que se muestra aún más crítico con los actuales métodos de enseñanza ("genio se nace y a imbécil se llega y, en medio, está el sistema educativo", comentó durante su charla), apunta que tienen efectos negativos.

"Los jóvenes que han nacido en la era de los medios informáticos aprenden a manejar el cerebro de forma diferente y tienen un concepto de la atención en paralelo, no lineal, y pueden saltar de una pantalla a otra, pero eso implica que preservan mal la memoria, porque descargan su memoria personal en estos soportes y esto hace que desatiendan su capacidad creadora", explica.

Para Marina, crear es "una actividad que resuelve problemas (entre los que se encuentra la búsqueda de la felicidad) de forma eficiente" y es también "un hábito".

Para este pensador, lo importante es saber "jugar lo mejor posible con las cartas que se tienen" y para ello, es necesario educar el talento. "Todo lo que hacemos tiene que ver con la felicidad y en la rutina, cuando claudicamos en la necesidad de crear, nos sentimos desdichados", afirma.

Del sistema educativo también critica que los medios disponibles sólo permiten "la homogeneización", cuando en realidad se aspira a una enseñanza individualizada, en la que además, las asignaturas deberían ser "transversales, no verticales".

Por otro lado, considera esencial en la educación "el adiestramiento del inconsciente, pero no el freudiano". En este punto, Punset añade que "sólo se consigue innovar solventando problemas cuando aceptamos que la intuición y el insconciente es una fuente de conocimietno tan válida como la razón".

Enlazado con este asunto, está el de la gestión de las emociones, algo que Punset cree que debería incorporarse al sistema educativo, junto con el trabajo en equipo.

Un simple pensamiento.

Si se lleva la cuenta de lo que has dado, es que no lo has hecho por amor o generosidad, si no por obtener algo a cambio.
Yo doy y olvido lo que he dado, nadie me debe nada.

25 años juntitos.

Pues sip, tal día como hoy, a la nueve menos cuarto de la tarde, Juan y yo nos casamos.
Es, sin duda, lo mejor que he podido hacer en mi vida.

Han sido años duros, de acoplamiento, de aprendizaje, de crisis de todo tipo.
Pero hoy tengo a mi lado al ser más maravilloso que pudiera imaginar.
No es un príncipe azul, ni siquiera es rubio y tiene los ojos azules.
Ni falta que le hace.

Es un ser puro, limpio, zen¡ Hace el bien por donde pasa, porque se da tal cual es.
Entra en el gimnasio (acudimos juntos, milagro¡) e inmediatamente se escucha ¡hola, Juan¡ por todas partes, jajaja, a mi nada de nada, jajajaja¡

Desde hace bastante tiempo, desde que los niños pueden quedarse solos en casa, salimos a caminar juntos, nos pateamos Sevilla, hacemos senderos y...no paramos de hablar.
Llegamos siempre al mismo bar, en la Alameda de Hércules, donde una camarera guapísima y adorable nos sirve siempre lo mismo si necesidad de pedírselo: un café con leche, un zumo de naranja (natural, por supus) y dos cervezas (esas son mías, es lo que tiene el vicio).

Y allí nos podemos pasar una hora hablando, observando, da igual, lo que sea, estamos tan a gusto....
A veces, en días de mucho calor, llegamos al bar empapados, pues nos metemos en los surtidores de agua que hay en la Alamenda,como si fueramos niños, todo un lujo.
Mi hija me pregunta ¿no os cansáis de estar juntos? Y le explico que no, de ninguna manera. Siempre hay algo que contar o que recordar. Y hasta el silencio es compartido.

El me ha hecho el mejor regalo, lleva meses preguntándome qué quería: un viaje a mi medida, un ipad, un iphon, no sé, mil cosas. Y le he dicho que mi mejor regalo ya me lo ha hecho: no ha parado de pensar en mí, no necesito nada más.

El no pensaba ir hoy al gimnasio, yo le he dicho que sí, que vamos (a mi me cuesta, a el le encanta y lleva razón) que les contaremos a todos que estamos de aniversario, lo compartiremos con ellos y luego, a cenar solos (los niños dicen que no se apuntan, que tenemos que ir solitos, jajaja¡)

Además de hacerme tres maravillosos hijos, Juan no ha parado de empujarme suavemente hacia cosas positivas para mí, ya sea en deporte, en bienestar mental o material, en apoyarme, en cuidarme, atenderme, tratarme simplemente como a quién soy sin intentar en ningún momento hacerme daño o aprovecharse de mí.

Es la mejor persona que he conocido.
Hace un rato que nos hemos despedido y ya estoy loca por verle de nuevo.

Feliz, feliz aniversario, mi niño, te quiero.

(Ah¡, y Dios nos libre de Don B¡¡¡;-))

Saliendo del Infierno.

Justamente esa frase, saliendo del Infierno, la publiqué en facebook y obtuve la mejor respuesta posible: pasillo adelante a la derecha.

El autor no pudo ser otro que el genio de mi pareja, me ha hecho desdramatizar y reirme de lo que me está tocando vivir.

He dudado mucho de la conveniencia de contarlo en público (mi escaso pero más que querido público)y recordando terapias de mi querida L. y sabiendo que no me victimizo allá voy, ufff.

Hace un mes que he cortado toda comunicación con mi madre.
Después de años de tortura, he descubierto que lo que me unía a ella era el miedo, no el amor.
Me está costando salir de una vez por todas de mi infancia, en la que fuí cruelmente maltratada física y psicológicamente, ignorada, abandonada, ninguneada...

Mi madre nunca me aceptó y nunca lo hará. Sus trastornos de personalidad son tan graves que no espero ningún viso de recuperación.

He llegado a un punto de no retorno, a la fobia pura ante la posibilidad más que lógica de que, en algún momento de desequilibrio, pudiera dañar en lo más mínimo a mis hijos.Y, por supuesto, seguirá desaprobándome a mí.

Huyo, cual perro apaleado que lleva casi 47 años volviendo a recibir más. Y ya no puedo, se acabó.

Me lamo mis heridas con la ayuda inestimable de mi psicóloga, con el apoyo de mi amor y de mis hijos y amigos.

Es muy muy duro "matar a la madre"...en vida.

Saliendo del Infierno.