Saliendo del Infierno.

Justamente esa frase, saliendo del Infierno, la publiqué en facebook y obtuve la mejor respuesta posible: pasillo adelante a la derecha.

El autor no pudo ser otro que el genio de mi pareja, me ha hecho desdramatizar y reirme de lo que me está tocando vivir.

He dudado mucho de la conveniencia de contarlo en público (mi escaso pero más que querido público)y recordando terapias de mi querida L. y sabiendo que no me victimizo allá voy, ufff.

Hace un mes que he cortado toda comunicación con mi madre.
Después de años de tortura, he descubierto que lo que me unía a ella era el miedo, no el amor.
Me está costando salir de una vez por todas de mi infancia, en la que fuí cruelmente maltratada física y psicológicamente, ignorada, abandonada, ninguneada...

Mi madre nunca me aceptó y nunca lo hará. Sus trastornos de personalidad son tan graves que no espero ningún viso de recuperación.

He llegado a un punto de no retorno, a la fobia pura ante la posibilidad más que lógica de que, en algún momento de desequilibrio, pudiera dañar en lo más mínimo a mis hijos.Y, por supuesto, seguirá desaprobándome a mí.

Huyo, cual perro apaleado que lleva casi 47 años volviendo a recibir más. Y ya no puedo, se acabó.

Me lamo mis heridas con la ayuda inestimable de mi psicóloga, con el apoyo de mi amor y de mis hijos y amigos.

Es muy muy duro "matar a la madre"...en vida.

14 comentarios:

Juan dijo...

Vas por el mejor camino.

No debemos nada ni a nuestros padres ni a nadie. El hecho de ser padre de, hijo de, hermano de o primo de, no otorga a quien lo ostenta ningún derecho ni privilegio sobre o de nosotros.

Sólo podemos dar amor al que en nuestro más íntimo ser sabe que es digno de él.

El amor no se supone, se gana día a día.

Si quién tuvo que amarte, respetarte y defenderte fue tu peor enemigo y jamás ha hecho ninguna de esas tres acciones, quizás sea el momento de dejar de arrastrar esa losa......sin culpabilidad.

Con mi amor.

Kaken dijo...

Gracias, cielo, en ello estoy. Mil bes.

Lenka dijo...

Señora mía, qué terrible eso que nos cuenta. Pero al mismo tiempo, qué valiente, qué honesto y qué sano.

Kaken, no puedo imaginar lo duro que debe ser matar a la madre en vida. Pero estoy aún más convencida de que a veces es necesario. Matar a la madre, al padre, a la pareja, a quien quiera que nos haya machacado sistemáticamente. Porque no hay derecho a eso, ni hay justificación alguna. Y menos aún viniendo de alguien que debe quererte, protegerte en lo posible de todo mal, apoyarte siempre. Y no es un "debe" de "deber", es un "debe" aplastante de puro visceral. Es más lógico que una madre se vuelva letal por sus hijos sin pensarlo a que los dañe.

Puede entenderse el error, la buena intención que se tuerce, la torpeza... pero hay cosas que no, no se justifican. Ni hay por qué. De todo corazón te deseo que encuentres la felicidad que mereces, la paz sobre todo. La tranquilidad. Opino que hay heridas que se llevan siempre, pero se puede aprender a vivir con ellas, estoy segura. Se puede lograr que sólo molesten un poco cuando va a llover.

Espero que puedas borrar lo que sea preciso, soltar el lastre que te pese, romper cadenas. Y lo que no se pueda tirar por la borda, aumirlo y pasar página. Mi madre es así, me tocó esa. Bueno. Pues vale. A encajarlo con arte y a otra cosa. Punto y final. Sé que suena más fácil de lo que es, pero creo que hay que intentarlo, porque vivir con rencor sólo nos perjudica a nosotros mismos. Y no vale la pena. Nadie que te haga daño merece tener tanto poder sobre ti. Bórralo si puedes. Táchalo.

Sigue caminando, decidida. Estás rodeada de mucha gente que te quiere y te acompaña. Y nunca jamás oses sentirte culpable. Porque no tienes ninguna culpa de nada de esto. Ni de lo sufrido (por descontado) ni de alejarte. No, eso es lo más sabio que puedes hacer. Y tienes todo el derecho. Uno no puede elegir muchas cosas en su vida, pero otras sí. Tu camino lo decides tú, como otros decidieron antes. Decidieron ser así, portarse así? Bien, estas son las consecuencias. Cada cual que arree con lo suyo.

No te sientas mala hija ni por un momento. Recuerda que amar no lo justifica todo, amar no es consentir. No amas más ni eres mejor por permitir que te pisen. Y quien te pisa ni te ama ni merece ser amado por ti. O sí, si tú quieres seguir amándole, pero desde luego no merece gobernarte a ti ni tus sentimientos. Así que puedes amar o ignorar, lo que mejor te siente. Tal cual. Decídelo tú. Mantén el timón. Decide tú lo que te haga sentir mejor, más libre y más tranquila. Querer a tu madre, olvidarla, reconstruirla como te plazca, inventártela, borrarla, proyectarla, comprenderla, perdonarla... lo que te dé paz a TI. No es egoísmo, no. Es tu propia paz, y te la mereces. Es tu verdad y nadie te la puede discutir. Nadie.

Porque las personas entran y salen de tu vida, pero quien estará contigo hasta el último segundo de tu vida serás tú. Siempre lo digo. Tú sí que tienes que amarte, respetarte y hacerte feliz. Por encima de todo y de quien sea. Digan lo que digan.

Muchísimo ánimo, fuerza y todo mi apoyo, Kaken. Creo que has tomado una decisión inmejorable, muy sana y muy valiente. Que, además, estés pensando más que nada en tus propios hijos dice mucho de la clase de persona que eres y de tu generosidad. Puedes con esto, en serio. Montones de besos y arriba!!!!

Lenka dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan dijo...

Me has llegado al corazón Lenka.

Mil besos y mil gracias

Alberich dijo...

Sonará raro q yo lo diga, pero la muestra de amor,q es dificil per se,si es a uno mismo tiene doble valor.
Miramos hacia afuera,y hacia allí dirigimos nuestras emociones y sentimientos. Por eso,sentarse y mirar el ppio corazón es tan dificil, por la falta de costumbre. Ademâs del miedo al abismo,a las simas de nuestra ppia alma. Entre todos esos monstruos, has encontrado valor y has vencido.
Bravo guerrera. Ahora sòlo queda regresar a casa con tu marido (a sus pies,Dr) e hijos. Y no olvide a los amigos, incluso a los virtuales, cuyo num.de teléfono tiene a tiro de mp ;)
Enhorabuena. Q no quede en tus mejillas ni la sal de tus làgrimas.
Abrazos de oso! (con permiso del Dr)

Kaken dijo...

Lenka, a mí también me has llegado al corazón y más allá, a la razón, y eso sí que es difícil.
Tus palabras,esperadas, pues creo que te conozco y te valoro como mereces, como una gran persona, son un bálsamo para mí, no has perdido tu tiempo al escribirlas con tanto cariño como me ha llegado. Decir gracias es quedarse corta.
Has descrito muy bien todas las salidas posibles. Desgraciadamente la única que está definitivamente bloqueada es la del perdón, pues mi madre no es consciente de sus acciones y sus consecuencias.
Ella se considera a sí misma perfecta, en ocasiones en las que ha mostrado su decepción con respecto a alguno de sus hijos, se ha quejado amargamente de que ha sido demasiado blanda, y que, de haber sido más dura, igual nos tendría de su parte (léase a sus pies)
No he querido entrar en detalles de como ha logrado hacer tanto daño, creo que no es necesario.
Sí lo he hecho con mi hermano, al que adoro. Me llamó esta mañana y, en mitad de la calle, temblando de pies a cabeza, le solté a borbotones mi historia, que él ni imaginaba.
Me quedo con su última frase: "aquí me tienes".
Quzás he perdido a una mala madre y he comenzado a ganar a mi hermano y a la familia de mi pareja, a la que contemplo de otra forma y con la que ya me siento libre de ser yo misma.

Querida Lenka, el mayor "miedo" de Juan ante esta situación es precisamente que algún día me sienta culpable. Y no, es imposible que me sienta culpable, lo tengo todo tan meridianamente claro que no cabe la culpa. Es más, no le deseo mal alguno a mi madre y le he recomendado a mi hermano que la vea un psiquiatra, creo que es la única posibilidad de que pase sus últimos días en paz.

Ant, me alegra especialmente tu comentario por muchas cuestiones.
Llevo tiempo observando con placer que eres cada vez más asertivo, que te muestras más, y Juan y yo lo comentamos a menudo, me parece que estás empezando a cuidarte, ojalá.
De tí puede venir lo que sea, siempre es un placer leerte, y más aún comprobar que me comprendes y me dices cosas tan bellas.

"Que no quede en tus mejillas ni la sal de tus lágrimas"
Esa frase es digna de enmarcarla, que preciosidad y qué realidad, pues es lo que persigo.
Y sí, Ant, es una gran tentación llamarte y llorar en tu hombro de oso, sé que me confortarías mucho, por comprensivo, sensible y humano.
Pero prefiero que nos veamos para inflarnos a cervezas y usar la mejor terapia, reirnos como locos¡
Ah¡ y no quiero que estés a los pies del otro doc, mejor simplemente a su lado, como debe ser.
Cuando quieras quedamos, Juan y yo tenemos muchas ganas de verte desde hace mucho.

Muchísimos besos a los dos y muchísimas gracias¡¡

Celadus dijo...

Bueno, Kaken, poco más puedo añadir a lo que ya te han dicho Juan, Lenka y Alb. Creo que ha sido la decisión más acertada que has podido tomar. Siempre digo que las cosas se ven más claramente con la perspectiva suficiente y verás como con el tiempo lo verás así. Has sido muy valiente y sabia al saber sacar tu fortaleza interior y aprovechar los apoyos que tienes junto a ti.
Solo me queda decirte que cuentas también con todo mi apoyo para lo que necesites y mandarte besos y abrazos a mansalva.

Lal dijo...

Uf, K, qué tremendo.
Qué, decirte después de lo que aquí leo y que sé que tú sabes y sientes? Solo un adelante, un bravo y otro aquí me tienes si en algún momento necesitas algo de mí, por poco que sea.
Me uno al abrazo de oso de Alb.
Disfruta de tu familia, K, de la de verdad. Y vive.

Alberich dijo...

Gracias Kaken.
Hay muchas cosas q han cambiado. Casi todas a mal, pero he madurado para aceptarlas.
Será lo que percibiis...
Pero espero de corazón poder hablarlas in person ;-)
Respecto al Dr,siempre a sus pies;D

Lenka dijo...

Kaken, que además seas capaz de desear a tu madre lo mejor no hace si no confirmar lo que todos sabemos sobre ti: que eres una grandísima persona llena de generosidad e incapaz de sentir rencor. Es enorme eso, no sé si te das cuenta.

Da igual si ella no es consciente del daño que provoca, si lo es y se niega a reconocerlo, si la domina un modo de ser digamos "fanático", o una total intransigencia para sí misma y los demás, si todo es fruto de una coraza puesta para protegerse de algo y que ha terminado por enquistársele hasta la insensibilidad... qué sé yo, pueden ser miles de cosas. Hablo por hablar y a las paredes. Cada ser humano es tan complejo!!! Pero no importa, tú le deseas lo mejor y eso es lo que cuenta. Eso implica forzosamente lo que tú misma expresas: ni sientes culpa ni arrastras rencores. Brava, Kaken. Me quito el sombrero.

Sean cuales sean los demonios de tu madre sólo ella puede bucearlos, descubrirlos y vencerlos (si ella quiere). No depende de ti, así que es obvio que haces lo correcto. Tú has asumido y has optado por no dar pie al rencor ni al reproche. Me parece algo muy noble y digno de admirar, no todo el mundo sería capaz. Pero tú lo eres, lo que sólo puede significar que tienes sobrada bondad y fuerza para lo que sea.

Montones de abrazos, Kaken, y que sigas siempre empeñada en construir tu paz.
Besos!!!!

Kaken dijo...

Mil gracias a todos, espero contestaros individualmente mañana, hoy me he dado una tremenda paliza mental. Gracias, me aportais más de lo que podeis imaginar.
Sólo un último apunte, que creo que Ant entenderá: tengo ahora mismo cuerpo de fibromiálgica¡
Pero estoy bien, sigo siendo capaz de reírme, y eso es mucho.
Hasta mañana, so prendas, os quiero.

Alberich dijo...

Te Queremos.

Descansa. Puedes,sin duda,dormir con la conciencia tranquila.

Kaken dijo...

Paco, tus mansalvas saben a gloria, gracias, necesitaba tus palabras, confío mucho en tu criterio. Un fuerte abrazo.

Lal, ¿que decirte a tí? Mi niña sensible, mi clon....gracias, un achuchón maternal.

Ant, nos vemos cuando quieras, y para no dar más vueltas mi movil es 656 287 250, ea, a liarla ;-)

Ufff, Lenka...no puedo expresarme, sólo te abrazo con ganas, mil gracias por todo.

Y ahora me voy a hacer una entrada muy alegre, que ya va siendo hora y me lo puedo permitir.