Sioux

"Todavía los indios ven a los blancos como seres brutales que tratan a sus hijos como enemigos que deben ser sobornados, castigados o mimados igual que frágiles juguetes. Piensan que los niños que así se crían crecerán dependientes, sin madurez y víctimas de explosiones de ira no dominada en el propio círculo de la familia."
Extracto de un relato de María Sandoz, que creció junto a una reserva de indios sioux en Dakota del Sur, Estados Unidos.
(Cita tomada del libro "Brújula para navegantes emocionales", de Elsa Punset)

7 comentarios:

Lal dijo...

Qué perla nos has ragalado con esta entrada, K.
Mil gracias.

Jose dijo...

Es que la educación es un pilar demasiado importante y no se está abordando adecuadamente, ya lo hablamos cuando la Feria del Libro ;)

Gracias, K.

Kaken dijo...

Lal, me alegro si te ha gustado, pero más contenta estaría si me contarás tus razones ;-)
Buf, Jose, si es que me pongo de un pesaoo con este tema..jejeje
Caundo acabe de leer el libro os cuento más cositas.
Bes a los dos¡¡

Portorosa dijo...

Me ha gustado, a mí también, mucho.

¿Por qué? Pues porque creo que es un buen resumen de algunas actitudes que vemos alrededor. Aunque admito que me parece una exageración, o una generalización excesiva, como quieras.

Saludos.

Kaken dijo...

Ay, Portorosa, ahí te hubiera querido ver yo, esta misma mañana, cuando mi panadera me contaba que su hija no la obedecía en absoluto, y eso que cuando tocaba algo prohibido, le pegaba en las manos...
Le dije, entre otras cosas, que ignorara sus conductas negativas. Su respuesta: si no le hago caso, se mete los dedos en la boca para vomitar.
Edad de la criatura : 16...¡¡¡meses¡¡¡
Cuando quieras hablamos de exageraciones ;-)
Encantada de leerte por aquí.

Kaken dijo...

Ay, Portorosa, ahí te hubiera querido ver yo, esta misma mañana, cuando mi panadera me contaba que su hija no la obedecía en absoluto, y eso que cuando tocaba algo prohibido, le pegaba en las manos...
Le dije, entre otras cosas, que ignorara sus conductas negativas. Su respuesta: si no le hago caso, se mete los dedos en la boca para vomitar.
Edad de la criatura : 16...¡¡¡meses¡¡¡
Cuando quieras hablamos de exageraciones ;-)
Encantada de leerte por aquí.

Portorosa dijo...

¡Coño, entraba a comentar y me encuentro con que ya lo había hecho hace unos meses! Cada vez tengo peor la cabeza.

Bueno, pues aprovecho para decirte que creo que hiciste bien diciéndole a la madre aquella que con los niños hay que hablar y no pegarles.
Un beso.