Sin palabras.

15 comentarios:

Lenka dijo...

Kaken, imagino que sabes que el ex novio de Marta ya ha confesado el crimen y que están buscando el cuerpo. Toda esta historia se debe estar viviendo con mucha intensidad en Sevilla.

La verdad es que yo me había puesto en lo peor desde el principio. Lamentablemente, casi siempre ocurre esto cuando desaparece una menor o una mujer joven. Ves las noticias, ves la angustia de los padres y sólo puedes imaginar vagamente su desesperación. Y desde el primer momento sabes que tarde o temprano alguien muy cercano a la desaparecida será acusado de asesinato. Es terrible, pero así sucede casi siempre.

Un chaval de 20 años, con una infancia durísima. No lo planteo como excusa, es la realidad del caso. Me pregunto si de nuevo algo ha fallado en el sistema, si ese joven estaba tan desamparado y desprotegido, tan lleno de traumas y vacíos, o si, simplemente, es un cabrón desaprensivo. Siempre intentamos empatizar, comprender en lo posible, no caer en el juicio fácil, pero también nos preguntamos a veces si este intento comprensivo (con toda la buena intención) no nos estará cegando hasta el punto de que actualmente negamos todo mal. Quizá por nuestra propia tranquilidad, por convencernos de que las personas así son enfermos, locos, dementes. Que nosotros nunca podríamos llegar a ser como ellos. Por sentirnos a salvo, inocentes. No lo sé, es una duda que me asalta mucho.

Y hay otros datos que me aterran. Cómo se puede proteger a los críos de esto? Qué cosa tan tremendamente brutal y difícil ser padres!!! Cómo manejas todo esto, el miedo, respetar su intimidad, darles libertad, mantenerse alerta... cómo se maneja??? No es bueno ser un inquisidor, es absurdo encerrarlos con el lema de "ya me lo agradecerás, lo hago por tu bien", no se puede estar todo el día interrogando, los chavales merecen vivir su vida, pero dios, qué miedo, qué espanto.

Digo todo esto pensando en Marta, en esa chica de 17 años que había tenido un noviazgo, sin saberlo, con un chaval peligroso. Y lo digo pensando en Rocío, la otra nena, una chiquilla de sólo 14 años!! Ella era la actual novia de este chico y me imagino que sus padres deben estar mitad horrorizados y mitad culpables por el alivio de que no le haya ocurrido a ella.

Cuánto y qué sabían estas niñas de ese chaval, de su vida, de sus anteriores delitos, de sus problemas? Cuánto sabrían los padres de ellas?? Y de todos modos, aunque no te guste el noviete, la novieta, los amigos de tus hijos adolescentes, qué cuernos puedes hacer? Nada, supongo.

Me pasma y me da cierto pavor que una nena de 14 años tuviera una relación con un chico de 20, del que naturalmente nadie esperaba que cometiera un crimen, pero del que ella misma asegura que era celoso y posesivo, que tenía problemas muy graves desde niño.

Cuánto habrá de fascinación por el chico malo a esa edad tan fantasiosa, o cuánto (seguramente mucho más) de ternura, de cierto deseo de protección, de salvación, de rendención? Cuánto nos creemos ya de ese amor de película a los 14 años, cuando creo que tendríamos que andar partiéndonos de risa por la vida, pasándolo bomba, sin preocupaciones, en lugar de salvando, amando o redimiendo, embarcados en relaciones ya tan complejas?

Igual exagero, igual es que estoy emparanoiada con el tema. He oído las declaraciones de Rocío, la nena de catorce años que acaba de saber que su novio (igual su primer amor) es un asesino. Y aun con la cara tapada por su minoría de edad, esa voz de niña, esa cola de caballo de su pelo, joder, joder, qué miedo, qué cosa tan indescriptible.

Claro, lo normal es pensar que nosotros no éramos así, que no nos complicábamos tanto la vida, que éramos más niños, o más inocentes, que no había tantos peligros. Pero seguramente es mentira, igual sólo tuvimos más suerte. Porque yo, a los catorce años, tuve mi primer noviete, de 21. Y la fortuna de que no era un depredador, sino un pobre merluzo inofensivo e infantilón al que dejé yo misma por aburrimiento, por lo tonto, simple y cansino que me parecía. Pero recuerdo el pánico de mi viejo cuando mi madre se lo contó por teléfono, y él en el fin de mundo, sin poder hacer nada, preguntándose si su hija estaba con un pervertido o sólo con un bobo inmaduro.

Y yo tenía la seguridad de que aquel chaval era inofensivo. Pero ya ves. Y si no? Qué osados mis catorce años. Qué tragaderas las de mis benditos padres. Y lo que habrían sentido si llega a pasarme algo... es que no lo quiero pensar, por ellos más que por mí.

Es que no quiero pensar lo que debe ser tener una hija de catorce años. En fin, me iré a la cama, porque a estas horas ya no se me ocurre nada que no sea trágico.

Un beso, Kaken. Para ti y para tu tierra, por haber perdido a Marta.

Juan dijo...

En fin, con una hija de 17 años y viviendo en Sevilla.....se vive muy de cerca.

De todas formas me niego a vivir con miedo, sí con precauciones, pero nunca con miedo.

Y estoy con Lenka en que hay que comprender el historial del chico, pero nunca para justificar lo injustificable, sino para comprender y tomar las medidas adecuadas para intentar que esto no se repita. Y el primer paso es responsabilizar a los padres, de una vez por todas, de su pasotismo a la hora de educar.

En el caso de este chico, huérfano de madre y con padre alcohólico, es más complicado, pero hay otros muchos que sólo han recibido síes en su vida y unos padres que han tirado por la vía más cómoda. Pues a estos padres se les debe de caer el pelo cuando sus angelitos hagan barbaridades. Ante un delito de un menor no estaría de más que los padres pagaran por sus hijos. Si los padres no le quitan la consola, que sea el juez quien se persone en la casa y vaya cogiendo consolas, motos, equipos de música, televisores etc, hasta cubrir toda la deuda contraída.

Segolene Royal, proponia en su programa electoral que los menores de 18 años que cometieran delitos de cierta gravedad serian castigados metiéndoles en la Legión francesa durante X años. No estaría nada mal. Nada de chorradas de centros de los que se escapan con una facilidad asombrosa: a los 16 años a la Legión Española, sin cobrar el sueldo hasta que pagara por su delito y, dependiendo de la gravedad del crimen, tanto años en la Legión.

Un abrazo

Io dijo...

No, con miedo no podemos vivir. Este chico habrá tenido otras muchas amigas. Por qué le ha tocado a Marta? Nunca lo sabremos. Cuando Carol era adolescente me preocupaba muchos las amistades que pudiese tener. Yo conocía a sus amigos, pero luego, cuando salen y se reúnen con otros... vete tú a saber. Como dice Lenka, es fácil para una adolescente sentirse atraida por un sentimiento de ternura y comprensión hacia un chico malo, sin pensar que mañana será su verdugo.

No sé cual sería el castigo más adecuado. Las ideas sobre la Legión no me paracen mal. Desde luego algo hay que hacer. No pueden seguir haciendo lo que quieran amparados por la impunidad de las leyes. Vale que tuvo una infancia terrible, pero otros también la tienen y no van por ahí matando niñas. Eso nunca puede ser justificación. Y si se trata de atacar el problema, estamos hablando de un problemón, de proteger a todos aquellos niños que crecen en ambientes hostiles. Sería ideal poder llevarlo a cabo, pero si los mecanismos con los que cuenta el estado ni siquiera sirven para evitar el maltrato infantil...

Me uno al dolor de la familia, de esos padres que viven la peor de las experiencias. Y maldigo a los implicados por haberles tenido tantos días con la tortura de la incertidumbre y la esperanza.

Besos a todos.

Borja F. Caamaño dijo...

Es difícil decir nada al respecto; todo sonaría banal porque, la verdad, es inútil redundar demasiado en ello.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado.

Lenka dijo...

"estamos hablando de un problemón, de proteger a todos aquellos niños que crecen en ambientes hostiles. Sería ideal poder llevarlo a cabo, pero si los mecanismos con los que cuenta el estado ni siquiera sirven para evitar el maltrato infantil..."

Eso es lo que más me cabrea, Io. Porque el Estado sí tiene los mecanismos, tiene los recursos, tiene los profesionales, tiene los medios, pero, sencillamente, siempre hay mejores cosas en las que gastarse la pasta. Sencillamente es que les importa un pijo lo que les pase a estos niños. No interesa, no es rentable. Si apenas se invierte en mejorar la educación reglada del grueso de los críos, imaginaos cuánto se invierte en los que, además, son problemáticos o están en riesgo social, o sea, no ofrecen la menor garantía de llegar a ser productivos.

Es sangrante. La educación de las personas, la formación, el saber, el equilibrio emocional, eso no es rentable, no importa demasiado. En cualquier estado debería ser lo más importante, lo prioritario. Pero no lo es. Lo que importa es gastar, consumir y darle a la rueda.

Sí que hay medios para, al menos, intentar mejorar la protección a los menores y las personas más desfavorecidas. Toda mi profesión está disponible y en la cola del paro, para empezar. Pero me temo que no interesa y que da igual. Por eso me siento fatal cuando pasan estas cosas. Porque creo que muchas de ellas podrían haberse remediado.

Io dijo...

Lenka, recuerdo que en una ocasión hablabamos en tu blog de esos "errores burocráticos" que acaban con la muerte de un niño por malos tratos tras múltiples denuncias.

El resultado era "el sistema tiene sus fallos, se van a depurar responsabilidades, estamos trabajando en ello". O sea, nada. Como apuntaba Juan en su blog, en este país, o en este gobierno, las soluciones siempre se centran en las consecuencias y no en la prevención, y esto afecta tanto al paro como a la delincuencia. Que han matado a Marta? Pues que se implante la cadena perpetua. Y a todos nos parece bien, nos convertimos en masa y coreamos pidiendo un castigo ejemplar.

El castigo, desde luego, debe haberlo. Y ejemplar. Pero mientras no se ataque el foco del problema, habrá más Martas, más niñas de Alcasser, más víctimas del submundo que convive con nuestro civilizado mundo de clase media.

"Es sangrante. La educación de las personas, la formación, el saber, el equilibrio emocional, eso no es rentable, no importa demasiado. En cualquier estado debería ser lo más importante, lo prioritario. Pero no lo es. Lo que importa es gastar, consumir y darle a la rueda"

Pues sí, Lenka, es sangrante. Si nuestros niños no importan, entonces qué importa? Son los adultos de mañana, ahora crecen asilvestrados en la sombra, padeciendo todo tipo de carencias. Luego nos quejaremos de tener que convivir con monstruos. Y pediremos penas más duras.

Si existen niños desprotegidos en nuestra propia comunidad, si no tienen padres adecuados, se les debe custodiar, y velar por su sano crecimiento. Yo creo que es la mayor y mejor inversión que puede hacer la sociedad. Son los adultos del mañana, sería el mayor de los triunfos, el mejor de los proyectos, y desde luego, el más gratificante para cualquier político. No comprendo que no haya ningún gobierno que no vea la importancia de velar por sus vidas.

Me da asco del asesino, me da asco de sus cómplices, pero me da aún más asco de un sistema que mira hacia otro lado mientras un niño crece huérfano de madre y con un padre alcohólico.

Hasta que no maten a la hija de algún alto cargo no se sentirán implicados.

Lenka dijo...

Lamentable, pero así es. Y me temo que así seguirá siendo. Si nuestros normalísimos, consentidísimos, privilegiados y protegidos chavales crecen muchas veces medio asilvestrados, qué le hace pensar al sistema que un crío con enormes carencias puede, porque sí, por ciencia infusa, educarse solo, regirse solo, superar sus problemas solo e integrarse solo, de manera normalizada??

Y no, claro, no estamos diciendo que por cuidar más de estos niños vayamos a garantizar un futuro color de rosa. Pero es lo que bien señalas, prevención, puñeta, un poco de vista, menos palabrerío y más actuar. La prevención no obra milagros, pero estoy segura de que no nos traerá nada negativo. Nada. Positivo en todo caso. Si podemos normalizar, integrar y proteger a dos de diez, pues benditos sean esos dos. Tendremos a dos más que sean felices y seguramente habrá menos daños colaterales (que al final es lo que parecen las niñas como Marta y tantas otras)

"me da aún más asco de un sistema que mira hacia otro lado mientras un niño crece huérfano de madre y con un padre alcohólico". Amén, Io. Y cuánto pasa, joder, cuántas veces sigue pasando. Y cómo nos quejamos luego, cuando pasa algo que no tiene remedio. Pero como me digo siempre, dónde estaba esa sociedad que ahora clama sangre (y normal que clame) cuando este chaval estaba solo? No sabemos si protegerlo habría evitado esto, pero lo peor es que ya no lo sabremos nunca.

Juan dijo...

Estoy de acuerdo a medias con vosotras. La mejor inversión que puede hacer el Estado es en educación, hasta ahí por completo de acuerdo, pero no sólo con los chavales, sino también con los padres.

El Estado no puede (ni debe) garantizar una educación en valores y en conocimiento/reconocimiento de sentimientos y empatía. Eso pertenece de lleno a la familia y, es precisamente por ahí, por donde nuestra sociedad está fallando.

Pongamos cien mil profesores más y dentro de diez años tendremos cien mil profesores más, quemados y deprimidos.

El Estado sólo puede hacer, y creo que mucho, en familias desestructuradas, como la de este chico, pero en la inmensa mayoría de niños, deben ser los padres los que de una puñetera vez se hagan responsables de la educación de sus hijos.

Hay una enorme dejadez y muchos piensan que es el Estado el que tiene que educar a los niños. Tras lo de Marta, sólo oigo hablar de la responsabilidad del gobierno, de la policía o de los jueces, no oigo casi de nada o nada de que en la inmena mayoría de casos, son los padres de este tipo de chicos los últimos responsables de sus "angelitos". Poco pueden hacer los organismos oficiales mientras los padres no hagan de padres.

Por eso estoy absolutamente convencido que hay que educar a los padres desde los dos puntos de vista: la educación en sí y la punición cuando se demuestre una educación sobre su prole deficiente.

No sé nada de la vida de este chico, pero entre su padre alcohólico (oh, ¿si es alcohólico ya no tiene la más mínima responsabilidad?) y una madre (que vivió hasta los 17 años del chico, que no es tan huérfano y mientras ella vivía, el angelito ya hizo de las suyas) que muy probablemente hizo crecer a este niño rey, son absolutamente responsables de la muerte de Marta. Quién cría cuervos....ya se sabe.

Otro caso bien distinto es el de los padres con niños problemáticos de por sí, esquizofrénicos, etc, aquí, la responsabilidad del Estado es muy evidente.

Un abrazo

Lenka dijo...

Obvio, y es que tienes razón, Juan. Este chico habrá tenido una vida difícil, pero sobre todo porque, al parecer, sus padres nunca ejercieron sus responsabilidades, ergo es lógico pensar que él tampoco haya aprendido. Que deberían haber intervenido los Servicios Sociales? Creo que sí, porque los padres estaban fallando.

Pero es que creo que se está fallando mucho. Y el estado debería hacer más y mejor, pero el estado no es padre. Si yo tengo un padre desconocido y una madre toxicómana, creo que el estado tiene el deber de protegerme. Mi madre deja de tener responsabilidades por ser yonki? No debería. Pero si la realidad es que no se hace responsable, alguien debe hacerse cargo de mí.

Sin llegar a casos extremos, hay muchos padres que son "normales" y también pasan olímpicamente de sus vástagos. El estado no puede ir casa por casa para ver si los padres ejercen como tales o no. No me parece de recibo que pasemos de educar (buf, es que es cansadísimo!) y luego nos lamentemos cuando la cosa se desmadra. Cada vez hay más casos de padres agredidos por sus hijos adolescentes y que se plantan ante un juez para rogarle "quítemelo de encima y haga algo, que yo no puedo". Y me niego a creer que todos esos niños sean esquizofrénicos, lo que, como bien dices, es otro caso.

Como no asumamos de una vez que la paternidad es algo más que comprar patucos y pintar ratoncitos en un dormitorio, que es una cosa muy seria, para toda la vida, un trabajo titánico a veces... no sé yo. Como no nos hagamos responsables de nuestros cachorros, no podemos pretender que ellos sean responsables, ni cargarle el muerto al estado.

Es más, pienso que pasan pocas cosas tal y como está el patio. Porque a veces oyes cosas que te pasman. Desaparece una niña de 14 años cuando volvía a su casa a las cinco de la mañana. La menor había salido con sus amigos.
¿¿??? Igual soy una carca insufrible, pero mi primera pregunta es: qué coño hacía por la calle a esas horas una cría de 14 años???????? Quizá exagero, pero me parece una irresponsabilidad total.

Ojalá el mundo fuera un sitio donde cualquier niño de 14 años pudiera ir por la calle cuando fuera y como fuera, pero coño, no seamos zotes, no es así. Pretender no verlo es una osadía. Y lamentarse después si pasa algo no sirve ya de nada.

En cualquier caso, me sigue asombrando lo bien que se apañaron nuestros padres y abuelos (muchas veces personas sin estudios, con pocos medios, trabajos duros, montones de hijos, fatigas, necesidades) y que hoy día, con todo dios licenciado en algo, la vida medio resuelta, más comodidades, más medios y muchas veces un sólo hijo (dos como mucho) parezca hacer tanta falta enseñar a los padres a ser padres.

Io dijo...

Pues yo también debo ser una carca, porque ayer me seguían chirriando los oídos cuando escuchaba en las noticias que se va a estudiar elevar la edad para mantener relaciones sexuales con un adulto, que ahora mismo es de 13 años.

No puedo creerlo, adjudicar a un mico de 13 años la madurez necesaria para afrontar una relación sexual con un adulto es abandonarle al desamparo más absoluto.

Y estoy de acuerdo con vosotros. Algunos padres se han relajado hasta la irresponsabilidad total, pero es que además este tipo de disposiciones les arrebata el control sobre los hijos.

Creo que aquí hemos perdido el norte del primero al último...

Besos!

Lenka dijo...

En efecto, se está estudiando elevar la edad legal para mantener relaciones sexuales con un adulto a los 14 años, como en otros países de Europa. Este tema a mí me resulta muy contradictorio, complejo.

Para empezar, los chavales van a tener sexo cuando quieran, como quieran y con quien quieran. Ya podemos ponermos así o asá. Es un hecho. No hace falta ni salir de noche. Nadie hizo pellas en el instituto para estar con el noviete? Yo las hice montones de veces, y era menor de edad, y mi noviete no. Pero claro, es que pienso en llegar a ciertos extremos y tampoco me parece serio. Porque considero que mi noviete de entonces, de 20 años, no estaba cometiendo ningún delito ni siquiera algo reprochable por dormir conmigo, de 17, que, os podéis figurar, le daba pleno consentimiento.

Siempre me ha chirriado un montón que en USA se pueda encarcelar a un chico de 22 años por acostarse con una chavala de 20 (allí son menores hasta los 21, no? O lo eran hace nada) Creo que es absurdo, exagerado y abusivo. Pensar que una chica de 20 años no sabe lo que hace o es asexual, me parece de tontos o de hipócritas.

Y es que además no entiendo que en un país se pueda conducir a los 16 pero no tener sexo. Ponerse al volante tampoco es un juego de niños. En España pasan cosas parecidas. A los 13 o 14 somos maduros para el sexo, a los 16 podemos beber, hasta los 18 no podemos conducir o votar. Siempre hay que poner baremos y quién puede decir que son acertados? Partiendo, además, de la base de que cada persona es un mundo.

Una chica de 14 años puede acostarse con un hombre de 35, y no se considera abuso, ni delito. Si la chica se queda embarazada y quiere abortar, necesita el permiso de sus padres, porque es menor. Son cosas que me llenan de dudas. Y luego, la eterna coletilla: "no es delito acostarse con un menor si tiene 14 años y consiente". Cómo que si consiente?? Coño, eso se da por sentado. Es que si no consiente es violación, tengas 14 años o 40!

No sé, es un tema en el que yo nunca me atrevería a poner un límite claro. 14 años me parecen pocos, pero... qué sé yo.

Io dijo...

A mí 14 me parecen 13 con una tarta delante y 14 velas encendidas. Es tan absurdo como elevarlo a 13 y medio.

Además, si tiene madurez para realizar el acto sexual, por qué no la tiene para abortar? Por qué necesita el consentimiento de los padres? Entiendo que madurez significa que conoce todos los riesgos que implica el sexo y que asume la responsabilidad sobre ellos.

Creo que a esas edades es cuando menos madurez sexual se tiene (es mi opinión) porque las hormonas están revolucionadas y es muy fácil dejarse llevar por el deseo sin pararse a pensar en sus consecuencias, o ser carne de cañón para el viejo verde de turno.

No sé a qué edad se adquiere esa madurez, supongo que dependerá de cada uno, pero a los 13 o 14... no me lo trago.

Lenka dijo...

Te entiendo, Io, pero es como todo. Los 18 sólo son 17 con una vela más en la tarta, y ya ves el enorme cambio que supone para muchas cosas. Los 16 son sólo uno más que los 15, y de golpe y porrazo se asume que con 16 eres lo bastante maduro como para beber alcohol de manera responsable, cuando está archidemostrado que los hay con 54 que son incapaces de hacerlo. Viví en zona de copas y puedo asegurar que los mayores altercados, destrozos, peleas, el vandalismo que vi lo protagonizaban merluzos de veintitantos y treinta tacos, chicos y chicas. Damos por sentado que un penco de 29 es adulto, puede votar, conducir, trabajar, casarse, tener hijos, y resulta que unos cuantos andan por ahí rompiendo retrovisores para divertirse.

Es que es muy difícil porque la responsabilidad no es sólo cuestión de edades. Pero siempre hay que poner baremos para todo, y son baremos "genéricos". Es que claro que con 29 años se es maduro, es que es totalmente adulto. Por desgracia siempre hay imbéciles que no lo demuestran mucho.

La mayor incongruencia que le veo es la misma que tú. A los 14 eres maduro para tener relaciones sexuales, incluso con un adulto, pero para abortar necesitas permiso paterno. Coñe. Qué cosas. Pues un embarazo es una consecuencia lógica del sexo si no se ponen medios. Y decidir si tener un hijo o no es una enorme responsabilidad. Claro, no es lo mismo estar preparado para un revolcón que para lo que puede pasar después (ojo, que para casarse creo que es legal si eres mayor de 14 años, dime tú quién coño es maduro a los 14 pa casarse!!!!)

Pero es que también hay chavales muy jovencitos que sí ponen los medios, sí tienen la sensatez suficiente de disfrutar del kiki y no meterse en problemas serios. Y luego también las hay que se las ven con embarazos no deseados a los 32, que manda calao. Y con 32 no vale el "es que yo no sabía".

Es un lío. La verdad. Porque se trata de intentar proteger a los menores de posibles abusos, sólo porque son más vulnerables. Lo de estar o no preparados o ser o no responsables es otra historia y es personalísima. Yo siempre discutía con mi madre porque, como ella me veía muy joven aún, me insistía en que no estaba preparada. Y como yo era muy contestona le preguntaba que cuándo lo estaría. Claro, nunca supo decírmelo. Es que no se puede. Total, que me puse chula y le dije que era muy simple, que estaría preparada el día que lo hiciera. Ni un sólo día antes. Porque opciones y posibilidades las tenía todo el tiempo, todos las tenemos. Mientras dijera "no" era claramente porque no estaba preparada. El día que dijera "sí" sería la prueba irrefutable de que lo estaba. Cuándo estás listo para una cosa, la que sea? Cuando la haces. Otra cosa es que, encima, seas capaz de hacerla bien, que sería lo deseable.

Pero claro, es que garantías no las tendremos jamás. Y la ley tiene que poner sus baremos donde pueda, donde crea que están bien puestos. Pero al final todo es general y orientativo, por decir algo. Porque la niña de trece, o de doce que se quiera tirar a uno de quince o de treinta, lo hará. Y porque siempre habrá tíos de quince y de treinta que lo acepten de mil amores. Y ojo, que también las habrá de treinta que se tiren a los de quince. Sólo que por los chicos tenemos mucho menos miedo. Ellos no se preñan, ni nos los violan y los tiran a una zanja. Qué coño, sí, a veces sí. No tanto, pero pasa. También hay violadores que prefieren a los chicos.

Por otro lado, la ley puede baremar a los 13, a los 14 o a los 21, pero no creo que eso influya en los hábitos sexuales de nadie. El que quiera sexo a los 13, lo seguirá teniendo. El que espere a los 19, esperará. El que a los 14 quiera con alguien de 25, lo hará si puede. Y viceversa. Para quien sea impensable estar con alguien menor de edad, lo seguirá siendo.

Es una mera cuestión legal. El estado lo fija ahí, pero lugo decide cada cual. El estado no puede hacerse responsable de lo que decida nadie. Baremar en 14, o en 21, no garantiza que la gente esté preparada para asumir nada que no quiera asumir. En estos temas no hay soluciones infalibles. El estado tampoco puede responsabilizarse de que los chavales se pongan el maldito condón, ni de que no vayan con desconocidos, ni de que no fumen, ni beban o estudien pa los exámenes. Estudiar es obligatorio hasta los 16, si a los 16 justos uno decide que pasa de todo y se pone a cavar zanjas, el estado no puede hacer nada. Y quizá a los 16 no todos estén maduros como para comprender si es mejor seguir estudiando o no, o si quieren repartir pizzas toda la vida, o si se arrepentirán más tarde, o qué.

Lo dicho, que es demasiado complicado y hoy no me da la cabeza para más. Y encima le estamos llenando a Kaken la entrada de cosas que no tienen nada que ver y nos va a matar!!!

Io dijo...

Cierto... Glups!... ehhhh... Kaken, sorry...

Kaken dijo...

Lenka, Io, encantada de leeros, este espacio es vuestro, faltaría más¡¡.
Mil gracias a todos por vuestros comentarios.
Un bes.